domingo, 22 de octubre de 2017

ACTRICES OTOÑALES EN PORTADA



Este otoño las portadas de algunas de las principales revista de moda en el ámbito internacional nos ofrecen  reportajes de tres mujeres “otoñales” que fueron  grandes sex simbol hace unos años y como veos en  estas fotografías, más o menos, si han sabido envejecer conservando parte de su atractivo.

Michelle Pfeiffer a sus 47 años,  apareció en la sesión de fotos de The Edit, de la edición de octubre fotografiada por  Bjorn Iooss.

Susan Sarandon es portada  de la edición de noviembre de The British Elle  por Thomas Whiteside la actriz de 71 años nos muestra  que sigue siendo una de las principales actrices de Hollywood .



 Y la fantástica Angelina Jolie  a sus 42 años, remonta el vuelo con una espectacular a sesión de fotos de la nueva edición de noviembre de Harper's Bazaar . Fotografiada  por  Alexi Lubomirski. La sesión  tuvo lugar en Namibia.






















sábado, 21 de octubre de 2017

CLAUDIA SCHIFFER 30 AÑOS COMO MODELO


Fue el rostro más reconocible de la era de las supermodelos y todo un símbolo de una belleza sensual y llena de luz. Ahora, una exposición y un libro (escrito por ella misma) rúnen sus retratos icónicos.

Desde su descubrimiento como modelo a la edad de 17 años, Claudia Schiffer ha trabajado con los fotógrafos más famosos del mundo. Las imágenes resultantes la hicieron mundialmente famosa y la ayudaron a su avance internacional en la liga de la moda en los años 90. La exposición incluye una selección de sus series de moda, desnudos y retratos desde la década de 1980 hasta la actualidad. La exposición presenta 15 artistas de fotografía diferentes, entre otros Ellen von Unwerth, Miles Aldridge, Herb Ritts y Camilla Akrans.



Claudia Schiffer está celebrando su aniversario como modelo! En esta ocasión, puedes admirar más de 100 fotografías de Schiffer de 19 artistas diferentes en la Galería CWC.

A la edad de 17 años, fue descubierta en Düsseldorf, se cumplen ahora 30 años, cuando un fotógrafo le dijo “deberías ser modelo” y ella le pregunto si se referia a la amiga que le acompañaba. Fue la primera vez en la portada de Vogue a los 19 y hoy es considerada la modelo alemana más exitosa de todos los tiempos. ¡Una vida que Claudia Schiffer nunca esperó! Por el contrario: en el prefacio de la última foto sobre la bella rubia, Schiffer describe a su hija: yo como patito feo y pato. Para escapar de esta realidad, ella creó, como hacen los niños, sus propias fantasías.

Claudia Schiffer, una joven belleza alemana de aspecto saludable y sonrisa luminosa, se convirtió en el icono más reconocible de la llamada era de las supermodelos. Si Naomi Campbell era la exótica, Cindy Crawford la american beauty y Linda evangelista la rara avis, Claudia era, simplemente, la belleza canínica, el rostro y el cuerpo en el que se volcaban los sueños de los hombres y mujeres de los años 90.

Ahora se encuentra en la Galería CWC, rodeado de más de 100 fotografías de la talentosa mujer, puede tener la impresión de que nunca abandonó estas fantasías. Cada uno de los 19 artistas presenta la Supermodelo en un escenario completamente diferente. Cada uno de ellos parece coherente y Claudia Schiffer se siente cómoda en cada función.

Ella toma la forma de un elfo en la pasarela de Versace, luego se desliza en el papel de una vaquera estadounidense, una diva lasciva o una actriz de película de terror de los años 60. En otros trabajos, ella está completamente eufórica y se nos presenta de forma natural. Las fotografías cubren un período de 20 años, por lo que Schiffer se presenta no solo cambiando los estilos, sino también cambiando los años.

El ambiente en la exposición es casi como si una diosa hubiera entrada en la sala. Las 100 obras se distribuyen por toda la galería, por lo que el diseño minimalista de las habitaciones no se ve afectado. Para que no te sobrecarguen las imágenes, pero tienes suficiente tiempo, espacio y energía para realizar cada trabajo individualmente.



La exposición en  definitivamente una visita obligada si eres entusiasta  de las autentica top-models. Pero todos aquellos que les gusta soñar en mundos diferentes y que están interesados ​​en la capacidad de cambio de una persona también deben mirar hacia el futuro en la galería. Si no tiene suficiente después de la exposición, puede comprar el libro lujosamente editado por Rizzoli,  59 euros. Esto incluye numerosas series de moda, retratos, desnudos, pero también un prólogo personal y comentarios de amigos y fotógrafos.

La exposición tendrá lugar hasta el 11 de noviembre en la Galería CWC en Augusstraße 11-13. Abierto de martes a viernes de 10 a.m. a 6 p.m., los sábados de 11 a.m. a 6 p.m. La entrada es gratis.

domingo, 15 de octubre de 2017

MATA HARI, 100 AÑOS DE SU FUSILAMIENTO

En la mañana del 15 de octubre de 1917, un vehículo militar gris salió de la prisión Saint-Lazare, en el centro de París. En él, acompañada por dos monjas y su abogada, iba una mujer holandesa de 41 años, con un abrigo largo y un amplio sombrero.



Una década antes, esta mujer tenía a las capitales de Europa rendidas a sus pies. Fue una legendaria "femme fatale", conocida por sus bailes exóticos, y entre sus amantes había ministros, empresarios y generales.
Pero cuando inició la Primera Guerra Mundial, el mundo cambió. Ella pensó que podría seguir cautivando a toda Europa. Pero ahora, los hombres con sombrero de copa querían algo más que sexo. Querían información. Y eso significaba espiar. Esto era Mata Hari, y estaba a punto de ser condenada a muerte.
Ahora, exactamente 100 años después, el Ministerio de Defensa francés publicó documentos hasta ahora secretos que arrojan una nueva luz sobre la espía más famosa de todos los tiempos.
Nacida como Margarethe Zelle, en 1876, Mata Hari (se dice que el nombre significa "ojo del día" en indonesio) tuvo una vida extraordinaria y trágica.
Tras un miserable matrimonio en las Indias Orientales Neerlandesas -actual Indonesia- se reinventó a sí misma como la diva de la Belle Epoque de París, donde sus sensuales bailes eran un billete al interior de los centros de decisión de la sociedad europea.
¿Su crimen? Ser una agente pagada por Alemania, recopilar secretos de los oficiales aliados con los que se acostaba, y dárselos a los alemanes. Los periódicos sensacionalistas publicaron que era responsable de la muerte de miles de soldados aliados.
Pero la fama de Mata-Hari fue también su perdición. Su fama y su pasión por los militares ("Siempre he amado a los militares. Prefiero estar con un militar cualquiera que con el banquero más rico de la ciudad", declaró ante el tribunal que la juzgó), por los que siempre dijo sentirse irresistiblemente atraída. Y le daban igual sus nacionalidades: alemanes, franceses, austriacos, italianos... Con todos se acostó y a todos los volvió locos con sus caprichos y sus desdenes y su conocimiento del sexo y de la miseria humana. Cuando estalló la Guerra Mundial, actuaba ocasionalmente en Berlín y era la amante del jefe de policía de la ciudad. Luego lo fue del cónsul alemán en Ámsterdam, quien la introdujo, al parecer, en los servicios secretos de su país como la agente H-21. Pero ella, inconstante en los afectos igual que en los amores, se convirtió en agente doble, también para los franceses.
Entre los documentos liberados se incluyen las transcripciones de sus interrogatorios por parte del servicio de contraespionaje francés en 1917. Algunos se exhiben en una muestra en el Museo Fries de su ciudad natal, Leewarden, en Holanda.
Fue el telegrama de von Kalle, agregado militar de la embajada alemana en España, el que la llevó a la ruina. En él, el oficial da a sus jefes en Berlín los detalles de un tal agente H21. Da direcciones, detalles bancarios e incluso el nombre de la fiel sirvienta de Mata Hari. Nadie que lo leyera tendría duda de que Mata Hari era el agente H21.
El telegrama, interceptado por la inteligencia francesa, está ahora visible en la exhibición en Leeuwarden. Más bien, la traducción oficial del telegrama. Y ahí está la trampa. Según algunos historiadores, el episodio completo del telegrama es sospechoso.
.
Mata Hari insistió en sus interrogatorios en que ella solo quería obtener el dinero y escapar. Dijo que su lealtad estaba con los aliados y que lo había demostrado cuando prometió ayudar a la inteligencia francesa. Pero las evidencias contra ella estaban claras.
Llegando a Chateau de Vincennes, a las afueras de París, Mata Hari fue llevada a un poste frente a un pelotón de fusilamiento formado por 12 soldados. Algunos reportes dicen que se negó a vendarse los ojos. El comandante dio la señal, se oyó el sonido del disparo y Mata Hari se desplomó. Un oficial se acercó con un revólver y le disparó una vez en la cabeza.
 

Después de la ejecución, nadie reclamó el cuerpo de Mata Hari. Fue entregado a la escuela de medicina de París donde se usó en clases de disección. Su cabeza se preservó en el Museo de Anatomía, pero durante un inventario hace unos 20 años se reportó que había desaparecido.